La importancia de la relación de aspecto para componer una imagen

El fotógrafo Ming Thein ha publicado recientemente un artículo en el que nos habla de la importancia que puede tener la relación de aspecto para componer una imagen.

Antes de indagar en el asunto, debemos tener claro que la relación de aspecto se corresponde con la proporción entre el ancho y la altura de la imagen. Por lo que las dimensiones de nuestra toma variarán en función de la opción que tengamos habilitada en ese momento.

Según nos cuenta el autor, muchas personas únicamente dejan la relación de aspecto que se encuentra por defecto en una cámara y posteriormente en la edición recortan para ajustar la toma a las dimensiones deseadas. Pero como apunta Ming Thein, el resultado no es el mismo.

 Aunque existen algunas cámaras que al modificar la relación de aspecto en sus ajustes únicamente recortan la imagen, hay otras que modifican el ángulo de visión, permitiendo así aprovechar de mejor forma el sensor de nuestro dispositivo. Como ejemplo, el autor señala a la gama LX de Panasonic, unas cámaras que, según éste, son capaces de adaptar adecuadamente su relación de aspecto

lx100

Al existir unas dimensiones diferentes, los puntos de interés tendremos también que adaptarlos de forma distinta. El fotógrafo apunta cómo el formato 16:9, normalmente empleado en las televisiones de alta definición, se pueden emplear para dar un aspecto más cinematográfico a nuestra imagen.

Asimismo, el formato 1:1 podría ser utilizado para crear una mayor simetría y focalizar el punto de atención en el centro de la instantánea. Es una relación que actualmente se encuentra algo de moda, ya que es la requerida para redes sociales como Instagram o Facebook, donde es las necesaria para la foto de perfil.

También debemos tener en cuenta si nuestra toma es horizontal o vertical. Sería algo extraño emplear el anteriormente mencionado 16:9 para una imagen vertical, principalmente porque nuestra visión es horizontal, así como la mayoría de pantallas. Sin embargo, hay momentos en los que una toma vertical será más idónea para, por ejemplo, realizar un retrato, ya que se rellena el marco de una forma más homogénea. Aun así, la relación de aspecto deberá ser similar a 3:2, no demasiado estrecha.

Créditos: proyectos.tvpublica

Para finalizar, puntualizamos algunas de las relaciones de aspectos más comunes señaladas por el autor:

  • 1:1: formato cuadrado, especialmente popularizado en la actualidad debido a la proliferación de éste en determinadas redes sociales. Se puede emplear para focalizar la atención en el centro y dar sensación de simetría. Suele ser idóneo en tomas donde existe demasiado aire innecesario por ambos lados de nuestra imagen, una falta de información que provoca la sensación de tener una instantánea vacía.
  • 5:4: Es casi cuadrado, pero ya empieza a existir una diferencia entre la anchura y la altura. Es el empleado por algunas cámaras analógicas como las Polaroid, las cuales imprimían directamente la escena en un papel fotosensible.
  • 4:3: En sus inicios era el utilizado por los televisores antiguos, y debido al cual se tenían que incorporar dos bandas negras a las películas panorámicas procedentes del cine. En la actualidad es el empleado por las cámaras con sensor Micro Cuatro tercios, unas cámaras sin espejo de objetivos intercambiables.

Créditos: candilejasfotografia

  • 3:2: Resulta ser el formato más popular, el cual se equipara con las dimensiones de la película analógica de 35mm. Son muchas las cámaras réflex que han decidido incorporar este sistema, aunque las que no tienen un sensor full-frame utilizan un factor de recorte.
  • 16:9: Actualmente, es el utilizado en la mayoría de televisiones o monitores de alta definición. El formato panorámico se ha implantado en una gran cantidad de dispositivos actuales, por lo que una foto de esa relación de aspecto será idónea cuando buscamos rellenar toda la pantalla. El problema es que no siempre será el adecuado para componer nuestra toma, por lo que suele ser muy utilizado especialmente en paisajes o encuadres muy amplios.
  • 2.35/2.40:1: Es el utilizado en el cine, y es aún más panorámico que el 16:9. Puede ser empleado ocasionalmente, cuando buscamos dar un aspecto cinéfilo a la toma que estamos capturando, pero por lo general suele ser demasiado panorámico para ser utilizado en la fotografía. En la mayoría de casos, las bandas negras anteriormente mencionadas pueden buscarse intencionadamente como recurso estético, pero no si lo que deseamos es aprovechar todo el cuadro de la instantánea. via hipertextual
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: